Call 416 469 2446 to order "Stop the TPP" leaflets and get involved!

Home » Campaign news » Violence against Anti-TPP protest in Peru

Violence against Anti-TPP protest in Peru

We have received a report that some three thousand Peruvian anti-TPP demonstrators were attacked with tear gas bombs on Alfonso Ugarte Avenue, and were attacked again when they attempted to reconvene in the Plaza San Martin. More than 25 arrests were made and many injuries were reported. The full story is below, in Spanish.
Más de veinticinco detenidos y decenas de heridos es el saldo de la represión desmesurada hacia la quinta marcha contra el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) que se efectuó el jueves 25 de febrero en Lima y en la que participaron aproximadamente tres mil personas.

La movilización pacífica se inició a las 5 de la tarde en la Plaza San Martin. Luego de un amplio tramo recorrido ésta fue atacada con bombas lacrimógenas al llegar a la avenida Alfonso Ugarte, cuando se encontraba camino hacia la Plaza Dos de Mayo.

Luego de ello, muchos participantes se dispersaron pero intentaron reunirse nuevamente en la Plaza San Martín, donde otra vez fueron víctimas de la represión policial y de detenciones arbitrarias.

Una de las denuncias más graves la hizo el periodista independiente Dyan Gonzales, a quien 10 policías golpearon sin motivo y le arrebataron su cámara, reportó el blog Guerrilla Audiovisual.
Pero el abuso policial no se limitó a golpes, patadas y bombas lacrimógenas. Guerrilla Audiovisual registró el momento en que policías disparan en plena calle.

Los disparos fueron realizados a las 8:10 pm en el cruce del Jr. Pomabamba con Jr. Chacas, en Breña, minutos después de haber reprimido a los manifestantes en Av. Alfonso Ugarte, a la altura del Partido Aprista. Muchos se replegaron a esa calle, mientras otros siguieron resistiendo en la Av. Alfonso Ugarte, reportó la misma fuente.

Críticas al TPP: Recientemente expertos, organizaciones de base representativas y autoridades, emitieron un pronunciamiento público, exigiendo al Congreso de la República, abstenerse de cometer ligerezas ante una posible ratificación respecto al TPP.

El próximo Congreso debe evaluar muy bien el TPP, buscando cautelar los derechos e intereses de las grandes mayorías, indican en el comunicado, en el que destacan que la actual representación parlamentaria se encuentra de salida y se vive una época electoral que no garantiza un análisis alturado y cuidadoso.

A continuación el pronunciamiento público: Exigimos al Congreso promover un debate público informado y no aprobar el TPP

Las organizaciones de la sociedad civil, congresistas, redes de pacientes, gremios, organizaciones indígenas, sindicatos, colectivos juveniles, expertos, entre otros, abajo firmantes, expresamos nuestro rechazo por la firma del Tratado de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) entre Estados Unidos y 11 países : Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

Este acuerdo, firmado el 04 de febrero de 2016 en Auckland, Nueva Zelanda en medio de protestas de diferentes países y luego de cinco años de negociaciones, es considerado el acuerdo comercial más ambicioso del siglo, que incluye asuntos que van más allá de lo comercial.

Exigimos al Gobierno peruano garantizar los derechos de los peruanos y peruanas, tal como lo hemos venido haciendo desde el inicio de las negociaciones. Negociaciones nada transparentes, secretas, sin proporcionar el debido acceso a la información y sin respetar las líneas rojas no negociables.

Como resultado de estas negociaciones, el Perú ha cedido a las flexibilizaciones que los negociadores de Estados Unidos buscaron en todo momento :

1. El TPP vulnera el derecho a la salud y a la vida, creando nuevas formas de monopolio para los medicamentos biotecnológicos al otorgarles cinco años de protección de datos de prueba más tres años adicionales por otros mecanismos. De esa manera, se limita el ingreso de competidores y permite que las transnacionales farmacéuticas impongan precios altos que los hacen inaccesibles a sectores de bajos ingresos, afectando sensiblemente los derechos humanos de las personas.

2. El TPP, en la sección sobre Derechos de Autor, otorga protecciones excesivas a los titulares de derechos de autor, en desmedro del derecho de las personas de acceder a la cultura y al conocimiento. Este desequilibrio en nuestras políticas culturales es protegido por el TPP, a través de procedimientos privados de retirada de contenidos de Internet, quitándoles jurisdicción a nuestros tribunales nacionales, afectando el debido proceso, la presunción de inocencia y las garantías para la libertad de expresión.

3. El TPP insiste en mecanismos de arbitraje extrajudicial contra el Estado peruano para la protección de las inversiones que, si bien ya existían gracias a otros acuerdos comerciales, sus impactos negativos para las poblaciones locales no han sido analizados. Nuestros gobiernos se están viendo forzados a eludir ciertas políticas de interés público, priorizando el derecho de las empresas por encima de los derechos de las personas.

4. El TPP no garantiza el cumplimiento de los derechos laborales internacionalmente reconocidos; por el contrario, promueve la vulneración de estos derechos en nombre de la competitividad y la atracción de las inversiones.

5. El TPP afecta la producción agrícola nacional al considerar acuerdos que restringen el libre intercambio de semillas entre productores, lo que vulnera el derecho a la soberanía alimentaria, sin reconocer los conocimientos tradicionales.

Asimismo expresamos nuestra más alta preocupación y rechazamos la intensión que viene demostrando el Gobierno peruano, de ratificar el TPP en el más corto plazo, sin el debido debate público e información necesaria y, sobre todo, sin los estudios suficientes que nos muestren los posibles impactos de este acuerdo.

Le corresponde al próximo Congreso elegido buscar la mejor y más amplia información sin que el tiempo sea una prioridad. Los parlamentarios tienen la responsabilidad de salvaguardar los derechos de nuestras poblaciones, por encima de los intereses comerciales. Por ello invocamos su NO APROBACIÓN. Lima, 15 de febrero de 2016.